12 may. 2016

Mi tratamiento anticelulítico para esta primavera

Como cada año, a partir de marzo-abril empiezo a “ponerme nerviosa” con el tema de la celulitis. En general es un aspecto que intento tener en cuenta durante todo el año, practicando deporte, bebiendo bastante agua y todas las medidas básicas que seguramente ya conoceréis. Pero esta primavera he comenzado a usar un producto muy prometedor: el Tratamiento Anticelulítico Cellulite Correcting Process, uno de los productos de la línea corporal de Fontdeblanc Cosmetics.



Aunque hace poco que he empezado a usar esta crema, os puedo decir que los resultados me están pareciendo bastante buenos. De textura cremosa, al extenderla cunde muchísimo y es rápidamente absorbida por la piel, dejándola suave y sedosa, pero sin restos de grasa.

Por su formulación (a base de extractos y principios activos 100% naturales como el ciprés, tomillo, almendras dulces, fucus, hiedra y salvia) ofrece una gran eficacia, trabajando intensamente sobre las zonas más rebeldes de la piel para combatir la llamada “piel de naranja”.

De uso diario, consigue movilizar la grasa y aumentar su combustión por la acción del fucus y contribuye a una buena microcirculación gracias a los taninos presentes en la salvia, hiedra y los flavonoides que posee el tomillo.

Tal y como lo aconseja Fontdeblanc Cosmetics, me la estoy aplicando dos veces al día con un suave masaje circular. Suelo presionar un poco sobre las zonas más afectadas e incidir en ellas durante unos minutos, hasta que la piel absorba la crema por completo. Al final, ésta queda hidratada y tonificada, tornándose más elástica progresivamente.























































Libre de parabenes, colorantes y perfumes, su olor me recuerda al del bosque, a la naturaleza, ¡y es una sensación que me encanta! Como os he comentado, llevo poco tiempo usándola, pero los resultados me están gustando mucho porque veo que realmente es un producto muy efectivo.



Con este tipo de cosmética natural combatir la celulitis no me parece un trabajo arduo y cansino, sino más bien un ejercicio de relax, lo que hace que cada día me dedique unos minutos con la seguridad de que este verano luciré todos mis vestidos y shorts mostrando una piel estupenda.