6 may. 2017

Taller a pie

¿Cómo estáis corazonas? Aquí en Sevilla, disfrutando de la Feria de Abril. Este año, sin embargo, me he negado a terminar con los pies doloridos, cansados y con alguna ampolla como en años anteriores… Y es que el calzado es principal para disfrutar y pasarlo bien hasta las tantas sin que un fastidioso dolor te amargue la fiesta.

Yo he confiado en Taller a pie, un lugar maravilloso donde elaboran calzado para mujer y hombre (tallas de la 35 a la 45, según modelo) de manera totalmente artesanal y personalizándolos según el gusto del cliente.


































Sus zapatos están disponibles en una amplia paleta de colores y combinaciones para que podamos seleccionar aquellos que nos vayan con nuestra ropa preferida… y algo que me parece muy curioso: ¡los hacen incluso pintados a mano!

Aunque muy diferentes entre ellos por su variedad, todos tienen algo en común: son comodísimos gracias al material de primera calidad que se utiliza en su elaboración y al cuidado que ponen en cada uno de sus diseños.

Porque me encanta el color celeste, a mí me llamaron mucho la atención estos que llevo puestos, modelo Laguna, en dos tonos de azul. Lo primero que me sorprendió al ponérmelos fue su extrema comodidad. Caminar con ellos es como hacerlo sobre una superficie blandita y acogedora que realmente transmite un confort que nuestros pies agradecen.

Están hechos con horma ancha (aunque también se pueden encargar con horma estrecha), en piel vacuna con entresuela de material microporoso y suela de caucho expandido, mientras que para la plantilla se ha utilizado espuma forrada de piel de cerdo.





















































































































































































































































































































































































































































El cordón que incluye este modelo es elástico para ser ajustado a la medida del pie. Lo ideal es no tensarlo demasiado para que no apriete, pero sin dejarlo flojo: una cosita intermedia.

Se ata de la forma más sencilla, haciendo un nudo en el extremo. Luego cortamos el cordón restante y quemamos un poquito para evitar que se deshilache. Después de esto estará listo para que podamos usarlo una y otra vez sin necesidad de anudarlo cada vez que nos los pongamos.

Estos zapatos reúnen todo lo que podemos desear: diseño exclusivo, muy duraderos y confortables al máximo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario