18 feb. 2012

Deporte: Mezcla salud y diversión jugando al tenis


Mezcla salud y diversión:
¡Juega al tenis!


Tenis. Fotografía: Robert Linder
En espacios abiertos o cerrados; en grupos de dos o de cuatro; aporta salud y diversión… Hablamos del tenis, un deporte cuyo origen se remonta a Francia, a principios del siglo pasado, pero que hoy en día continúa produciendo fascinación tanto a quienes lo juegan como a aquellos que  disfrutan del partido.

En esta ocasión contamos con la colaboración del Director Deportivo del Club de Tenis Chamartín, D. Chema Íñigo, quien nos  traza un pequeño recorrido en el que se abordarán diversos aspectos referidos al denominado “deporte blanco”.



El tenis es uno de los deportes más saludables, y al mismo tiempo, más duros que existen.
En otro tipo de deportes, tales como el fútbol, el baloncesto o el hockey, los equipos constan de varios componentes, mientras que en el tenis un jugador se enfrenta con su oponente. Esto se traduce en que el jugador permanece activo de manera constante (exceptuando los breves descansos de aproximadamente veinte segundos, entre punto y punto).
El tenista ejercita, mientras juega, casi todos los grupos musculares (tronco superior y tronco inferior).


Breve historia del tenis

Situamos los orígenes del tenis a principios del siglo pasado en Francia, donde se practicaba el denominado Jeu de paume, un juego en el que se golpeaba la pelota con la mano. Posteriormente se introdujeron en él las raquetas como las conocemos comúnmente en la actualidad.
No obstante, el inventor oficial del tenis moderno fue el Comandante  británico Walter Clopton Wingfield quien, en 1874, definió las primeras reglas sobre la base de las del badminton, con unas dimensiones de la pista mayores que las actuales, una mayor altura de la red y un sistema de puntuación distinto del actual.

A su nacimiento, el tenis era un deporte elitista reservado para la aristocracia. Sin embargo, durante la época colonial se extendió, generalizándose su práctica en todos los estratos sociales. Fue en el año 1912 cuando el tenis se institucionalizó con la creación de la Federación Internacional de Tenis.


El deporte blanco

Al tenis se le ha denominado el “deporte blanco” porque en sus comienzos el usar una indumentaria completamente blanca constituía una condición imprescindible.
El primer torneo reconocido a nivel mundial fue Wimbledon y, por aquel entonces, todos los participantes debían vestir de blanco impoluto. Sin embargo, esta norma fue difuminándose y desapareciendo de manera progresiva, hasta el punto de que en la actualidad podemos observar todo tipo de colores en las prendas textiles de los jugadores.


Los beneficios del tenis

Podemos dividir las bondades del tenis en dos grupos de beneficios:


1.   Beneficios físicos:

Practicando tenis se trabaja la capacidad aeróbica, la anaeróbica, el poder muscular, la velocidad de reacción, la fuerza de piernas, la coordinación, el control de los músculos, la agilidad, la flexibilidad y, sobre todo, la fuerza mental. No debemos olvidar que gran parte del éxito de los tenistas proviene de sus cabezas.

2.    Beneficios psicológicos:

A nivel psicológico, se desarrolla la ética del trabajo y la disciplina que, asimismo, se podrá aplicar a otros ámbitos de la vida cotidiana. Además, se aprende a:
·      Competir y aprender de los errores con las derrotas.
·      Ser más responsable, puesto que el tenis es un deporte individual en el cual, el único responsable del éxito o el fracaso es uno mismo.
·      Crear estrategias y aportar soluciones en momentos de máxima presión.
·      Desarrollar habilidades sociales, debido al contacto que se establece, de manera directa o indirecta, con otros jugadores.

Un deporte para todos

En la actualidad, el tenis es un deporte al alcance de cualquier persona. Afortunadamente, ya no se trata de una práctica deportiva reservada para los más pudientes económicamente, como ocurría en sus inicios.
Los clubes deportivos fomentan mucho la faceta social de este deporte y, una vez los alumnos comienzan a acudir a clases de tenis, el conocimiento de otros compañeros constituye un excelente estímulo para afianzarse en su práctica.
En el caso de los más pequeños, a partir de los cuatro años de edad, los niños ya pueden sostener y manipular una raqueta, así como entender las reglas básicas de este deporte.
Cada vez son más los niños que juegan al tenis, puesto que  se mejora su coordinación y movilidad, entre otros efectos positivos.
Una variante de este deporte es el “tenis adaptado” (para deportistas en silla de ruedas). En España ha germinado, y cada vez son más sus adeptos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario