21 feb. 2012

Medio Ambiente: Razones para usar papel reciclado


Razones para utilizar papel reciclado
¿Por qué debemos reciclar papel?
Fotografía: Billy Alexander


Utilizar papel reciclado aporta tantos y tan diversos beneficios, que constituye una excelente opción. Además de reducir la tala de árboles, también se minimizan los residuos y la cantidad de agentes contaminantes que impregnan las aguas y el aire. De ahí la conveniencia de expandir el uso del papel reciclado.





Proceso del papel reciclado
El reciclaje de papel consiste en la recuperación de este material, una vez utilizado, para transformarlo de nuevo en productos de papel.
Según Dña. Maruxa Pérez Vázquez, Geóloga, Máster en Gestión Ambiental y Directora Técnica de ESGAM (Estrategia y Gestión Ambiental, S.L.), el proceso de reciclaje de papel se puede desglosar en las siguientes etapas (de forma breve y sencilla):





Como indica esta experta, la fibra de papel recuperado incluye, normalmente, dos tipos de fibra:
·      Reciclada post-consumo, procedente de uso doméstico, oficinas, imprentas, encuadernadores o similares.
·      Reciclada preconsumo de fábricas de papel (merma).

Sería interesante saber si el proceso de blanqueo se ha realizado en condiciones libres de cloro, evitando con ello un mayor impacto ambiental durante el proceso de fabricación.

¿Qué tipo de papel se recicla?
Como indica la Guía práctica para la compra de papel que publica ASPAPEL, en la actividad de recuperación de papel se diferencian cinco tipos:
a)  Papel prensa: Utilizado para la impresión de periódicos y fabricado mayoritariamente a base de papel reciclado.
b)  Papel para impresión y escritura, dentro del cual se distinguen:

-          Papelería: Los folios, sobres, cuadernos, etc., se fabrican con papel no estucado a partir de pastas químicas blanqueadas de fibra virgen, que le confieren una alta calidad de impresión.
-          Publicaciones comerciales de alta calidad: Los folletos, catálogos de lujo, carteles, memorias anuales, marketing directo, revistas, libros de fotografía, etc., se fabrican con papel estucado a base de pasta química de fibra virgen.
-          Otras publicaciones comerciales: Los directorios telefónicos, algunas revistas, suplementos de fin de semana y catálogos de ventas se fabrican con papel estucado a base de pasta química o mecánica de fibra virgen o reciclada en función de la propia exigencia del producto.

c)  Papel para envases y embalajes:

-          Cajas de cartón ondulado: Formadas por varias capas de papel. Los papeles utilizados en las distintas capas de las cajas de cartón se fabrican tanto a base de papel reciclado como a partir de fibra virgen.

-          Sacos de papel kraft: Estos sacos tienen una elevada resistencia, ya que se utilizan para contener piensos de animales o cemento. Se suelen fabricar con un porcentaje elevado de pasta química virgen de fibras largas (pino o abeto) y también con una selección de fibras recicladas del mismo origen.


-          Cartón estucado: Se emplea en la fabricación de estuches plegables o envases. Es un material compacto hecho a base de fibra virgen y/o papel recuperado, con varias capas y normalmente acabado con recubrimiento de una capa de estuco.

d)  Papel para usos higiénicos y sanitarios (tisú): El papel utilizado para rollos de papel higiénico, rollos de cocina, rollos de limpieza industrial, servilletas, pañuelos, manteles, toallitas de limpieza para bebés, etc. Requieren gran capacidad de absorción de líquidos y suavidad y están fabricados a base de fibra virgen o reciclada, o una mezcla de ambas.

e)  Papel de usos especiales: A modo de ejemplo, el papel utilizado para cigarrillos, por su bajo gramaje y características especiales de combustibilidad; el papel moneda, cuyas características fundamentales están relacionadas con la seguridad (marca al agua, fibras especiales detectables solo con luz ultravioleta, etc.); los papeles de alta porosidad, que se utilizan para filtros de diferentes usos (cafeteras domésticas, bolsas de infusiones, aceite, gasoil, aspiradoras, etc.); papeles autocopiativos, térmicos, metalizados, etc.

Sin embargo, tal y como apunta Dña. Lidia Roncero Crespo, Técnico ambiental en Abies, Recursos Ambientales, S.L., existen otros tipos de papeles que requieren un tratamiento más difícil. Es el caso de papeles recubiertos con plástico o aluminio y, por lo tanto, no se reciclan debido al elevado coste del proceso.

Los beneficios de reciclar papel
Consumir papel reciclado supone una serie de ventajas, por diferentes motivos. Dña. Lidia Roncero Crespo enumera unas cuantas:
·      Disminución en el consumo de madera que se utiliza para tal fin.
·      Disminución del volumen de residuos generados, ya que el papel que se utiliza para reciclar no se convierte en un residuo más en los vertederos.
·      Según diversos estudios, se estima que las cantidades de agua y energía utilizadas son mucho menores en el reciclaje de papel que en la nueva producción. Asimismo, la cantidad de aceite utilizada también es menor en el proceso de reciclaje.
·      Reducción de la cantidad de contaminantes que van al agua y al aire debido a los procesos de blanqueado.

Esta especialista hace la siguiente aclaración: “Si no se blanquea el papel reciclado, como ocurre en muchas ocasiones, se reduce la contaminación del aire porque no se utilizan productos clorados. Por otro lado, si se reduce el consumo de energía en el proceso de reciclaje frente al consumo de energía en la producción de papel nuevo, la contaminación del aire también se ve reducida, ya que disminuye la quema de combustibles fósiles”.
Por su parte, Dña. Maruxa Pérez Vázquez destaca lo siguiente: “El papel es un producto vegetal cuyo componente principal es la celulosa molécula que tiene, por cada doce átomos de carbono, doce de oxígeno y veinticuatro de hidrógeno. Y por tanto, logra una importante fijación de carbono mientras la molécula no se descomponga y mantenga su integridad”. Y añade: “En general, una tonelada de papel almacena el carbono necesario para producir 1,300 toneladas de CO2, mientras no se destruya. Por tanto, si se dejan de talar unos 2300 kg. de madera que retienen una cantidad similar de CO2, la fijación de carbono en el caso del papel reciclado es del orden de 2,6 toneladas en equivalente de CO2”.
Pero, ¿estamos concienciados?
A pesar de las múltiples ventajas del uso de papel reciclado, aún queda camino por recorrer, pues, por el momento, su uso no está totalmente extendido.
Dña. Lidia Roncero Crespo opina que los organismos y la ciudadanía no están lo suficientemente concienciados de los beneficios que conlleva esta práctica, y afirma lo siguiente: “En ocasiones se toma más como una moda que como algo serio. Si bien es cierto que puede haber gente muy concienciada, no es suficiente. Además, en ocasiones, el coste del papel reciclado en el mercado es más elevado que el papel nuevo, con lo que no resulta económicamente rentable para los ciudadanos”. “Los organismos”, añade,  “públicos y privados, que consumen grandes cantidades de papel debido a que manejan grandes volúmenes de documentación podrían, con poco esfuerzo, fomentar el consumo de papel reciclado en sus oficinas. Una mayor demanda del producto abarataría su coste en el mercado y esto conllevaría a su vez un mayor consumo entre la ciudadanía”.
Dña. Maruxa Pérez Vázquez añade lo siguiente: “Aunque el comportamiento de las sociedades humanas en materia de preocupación ambiental en general, y de interés por el reciclado en particular, tiene un diferencial importante, según la calidad de vida de las poblaciones, en España, cada vez es mayor el uso de este tipo de productos y, particularmente con el papel reciclado. En el caso del ‘papel prensa’, hoy en día, el cien por cien es reciclado. Sin embargo, a las administraciones públicas les está costando introducir, en general, criterios de compra verde. Así, por ejemplo, el estudio realizado por APROEMA muestra una clara necesidad de promover la compra verde en los sectores empresarial y público”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario