18 mar. 2012

Nutrición: La nutrición en la enfermedad celíaca

La nutrición en la enfermedad  celíaca



Enfermedad celíaca
FOTOGRAFÍA: Arthur Chen
 
La enfermedad celíaca implica una atención exhaustiva y necesaria en todo lo relacionado con la dieta. Es muy importante saber cuáles son los alimentos idóneos que podemos ingerir y cuáles otros debemos descartar taxativamente.


Tal y como indica la Directora de la Asociación de Celíacos de Madrid, Dña. Manuela Márquez Infante, la enfermedad celíaca es un desorden inmunológico que se inicia en el intestino delgado, donde provoca atrofia de vellosidades intestinales o lesiones inflamatorias más leves, y que puede llegar a afectar a cualquier otro órgano del cuerpo. Está causada –según explica- por la ingesta de gluten, proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, y afecta a una de cada 80-100 personas, y al doble de mujeres que de varones.

Dña. Marta Teruel Parra, Gerente de la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) define la celiaquía de la siguiente manera: “La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada y centeno que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.

Síntomas digestivos y extradigestivos

La celiaquía presenta muy diversas manifestaciones y síntomas, dependiendo de los distintos pacientes y de factores como, por ejemplo, la edad.
La enfermedad celíaca se puede manifestar, como explica Dña. Manuela Márquez Infante, mediante síntomas digestivos o extradigestivos, en muchos casos leves e inespecíficos, lo cual retrasa (o incluso impide) su diagnóstico, hasta el punto de que el 70% de los celíacos están aún sin diagnosticar, según afirma la experta.

Cuando la enfermedad debuta en la edad pediátrica, las manifestaciones clínicas suelen ser, preferentemente, de tipo digestivo, tales como:

·      Diarreas.
·      Vómitos.
·      Dolor abdominal.
·      Distensión abdominal.
·      Malnutrición.
·      Retraso de crecimiento.


Ya en la adolescencia o en la edad adulta, pueden manifestarse síntomas y signos digestivos (aunque suelen ser leves) como, por ejemplo:


·      Dispepsia.
·      Distensión abdominal.
·      Dolor abdominal.
·      Diarrea o estreñimiento.


No obstante, en esta etapa lo habitual es que se presenten otro tipo de situaciones, tales como: alteraciones analíticas (anemia ferropénica, hipertransaminasemia, déficit de vitaminas o hipoalbuminemia) y problemas óseos (osteoporosis, dolores óseos y articulares, fracturas).
Además, también pueden aparecer problemas ginecológicos (menarquía precoz, infertilidad y abortos de repetición) y alteraciones neurológicas (cefaleas, ansiedad, trastorno bipolar, depresión, ataxia o neuropatía periférica).


Grupos de riesgo

Existen determinados grupos de riesgo en los que la enfermedad celíaca es más probable y frecuentemente asintomática. Así lo afirma Dña. Manuela Márquez Infante, quien asegura que a estos grupos de riesgo pertenecen los familiares de primer grado de pacientes celíacos y aquellas personas afectadas por enfermedades asociadas, ya sean enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo I y la tiroiditis autoinmune, problemas neurológicos (depresiones, epilepsia con calcificaciones, demencia con atrofia cerebral, síndrome cerebeloso), síndromes cromosómicos (Down, Turner, Williams), así como otras patologías, como la fibrosis quística, el síndrome de intestino irritable, fatiga crónica o fibromialgia.
Entre las enfermedades asociadas a la enfermedad celíaca destaca, por ejemplo, la dermatitis herpetiforme.


¿Qué hacer?
El paciente celíaco únicamente puede hacer frente a esta enfermedad de una manera: a través de la dieta. Ésta será “libre de gluten para toda la vida. Con ella no se cura la enfermedad, pero remiten los síntomas, por lo que se consigue llevar una vida totalmente normal”, explica Dña. Marta Teruel Parra, que afirma que éste es el único tratamiento del que se dispone en la actualidad.
La dieta sin gluten de por vida ha de seguirse de una manera estricta, teniendo especial cuidado con los productos manufacturados, puesto que muchos de ellos contienen gluten.


Alimentos y gluten
A continuación se adjunta una tabla informativa con los alimentos que no contienen gluten, con los que lo contienen y aquellos otros que pueden contenerlo:


FUENTE: Asociación de Celíacos de Madrid




- NORMAS PARA EL SEGUIMIENTO DE UNA DIETA SIN GLUTEN en:  Asociación de Celíacos de Euskadi.

























No hay comentarios:

Publicar un comentario